Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
12 marzo 2017 7 12 /03 /marzo /2017 21:31

Para descargar la lista, haga click aquí.

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
1 marzo 2017 3 01 /03 /marzo /2017 21:50

San José c.Niño IIIA vos recurrimos en nuestra tribulación, bienaventurado José y después de haber implorado el auxilio de Vuestra Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio. Por el afecto que os unió a la Virgen Inmaculada, Madre de Dios; por el amor paternal que profesasteis al Niño Jesús, os suplicamos que volváis benigno los ojos a la herencia que Jesucristo conquistó con Su Sangre, y que nos socorráis con vuestro poder en nuestras necesidades.

Proteged, prudentísimo custodio de la Divina Familia el linaje escogido de Jesucristo; preservadnos, Padre amantísimo, de todo contagio de error y corrupción; sednos propicio y asistidnos desde el Cielo, poderosísimo Protector nuestro, en el combate que al presente libramos contra el poder de las tinieblas. Y del mismo modo que, en otra ocasión, librasteis del peligro de la muerte al Niño Jesús, defended ahora a la Santa Iglesia de Dios contra las asechanzas de sus enemigos y contra toda adversidad.

Amparad a cada uno de nosotros con vuestro perpetuo patrocinio; a fin de que, siguiendo vuestros ejemplos, y sostenidos por vuestros auxilios, podamos vivir santamente, morir piadosamente y obtener la felicidad eterna del Cielo. Amén.

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
1 marzo 2017 3 01 /03 /marzo /2017 20:45
Letanías de San José
 
K
ýrie, eléison.
Christe, eléison.
Kýrie, eléison. 
Christe, audi nos.
Christe, exáudi nos.
Pater de cælis Deus, miserére nobis.
Fili Redémptor mundi Deus,
Spíritus Sancte Deus,
Sancta Trínitas unus Deus,
Sancta María, ora pro nobis.
Sancte Joseph,
Proles David ínclyta,
Lumen Patriarchárum,
Dei Genetrícis sponse,
Custos pudíce Vírginis,
Fílii Dei nutrítie,
Christi defénsor sédule,
Almæ Famíliæ præses,
Joseph justíssime,
Joseph castíssime,
Joseph prudentíssime,
Joseph fortíssime,
Joseph obedientíssime,
Joseph fidelíssime,
Spéculum patiéntiæ,
Amátor paupertátis,
Exémplar opíficum,
Domésticæ vitæ decus,
Custos vírginum,
Familiárum cólumen,
Solátium miserórum,
Spes ægrotántium,
Patróne moriéntium,
Terror dǽmonum,
Protéctor sanctæ Ecclésiæ,
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, parce nobis, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, exáudi nos, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, miserére nobis.
 

S

eñor, ten piedad e nosotros.
Cristo, ten piedad e nosotros.
Señor, ten piedad e nosotros.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios, Padre celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo,
Dios Espíritu Santo,
Santísima Trinidad, que sois un solo Dios,
Santa María, ruega por nosotros.
San José,
Ilustre descendiente de David,
Luz de los patriarcas,
Esposo de la Madre de Dios,
Custodio purísimo de la Virgen,
Nutricio del Hijo de Dios,
Diligente defensor de Cristo,
Jefe de la Sagrada Familia,
José justísimo,
José castísimo,
José fortísimo,
José obedientísimo,
José fidelísimo,
Espejo de paciencia,
Amante de la pobreza,
Modelo de artesanos,
Gloria de la vida doméstica,
Custodio de vírgenes,
Sostén de las familias,
Consuelo de los desdichados,
Esperanza de los enfermos,
Patrono de los moribundos,
Protector de la Santa Iglesia,
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.
 
V.  Constítuit eum dóminum domus suæ.
R.  Et príncipem omnis possessiónis suæ.
 
       Orémus.  Deus, qui ineffábili providéntia beátum Joseph sanctíssimæ Genetrícis tuæ sponsum elígere dignátus es : præsta, quǽsumus ; ut quem protectórem venerámur in terris, intercessórem habére mereámur in cælis : Qui vivis et regnas in sǽcula sæculórum. R. Amen.
 
V.  Lo nombró administrador de su casa.
R.  Y señor de todas sus posesiones.
 
       Oración.  Oh Dios, que con inefable providencia te dignaste elegir a San José para esposo de tu Santísima Madre; te rogamos nos concedas tenerlo como intercesor en el cielo, ya que lo veneramos como protector en la tierra. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
26 febrero 2017 7 26 /02 /febrero /2017 06:26

penitencia.jpgEs una doctrina tradicional de la espiritualidad cristiana que el arrepentimiento, el alejarse del pecado y volverse a Dios, incluye alguna forma de penitencia, sin la cual al cristiano le es difícil permanecer en el camino angosto y ser salvado (Jer. 18,11,25,5; Ez. 18,30,33,11-15; Jl. 2,12; Mt. 3,2; Mt. 4,17; He. 2,38). Cristo mismo dijo a sus discípulos que ayunaran una vez que Él partiera (Lc. 5,35). La ley general de la penitencia, por lo tanto, es parte de la ley de Dios para el hombre.
La Iglesia ha especificado días obligatorios de ayuno y abstinencia de carne, para asegurarse que los católicos realicen de alguna manera penitencia, como lo requiere la ley divina, y a la vez hacerles más fácil el cumplir con esta obligación.

 

El ayuno obliga a los que han cumplido 21 años. Están dispensados: los que hacen trabajos pesados, los faltos de salud, los pobres que viven de limosna y los que han cumplido 60 años.
La ley de abstinencia debe ser observada por todos desde la edad de siete años. Los días de abstinencia no se pueden comer ningún tipo de carnes (vaca, cerdo, aves), ni alimentos derivados de las mismas; por ejemplo, sopas, fiambres, etc.
No hay obligación de hacer ayuno y abstinencia si caen en días de fiestas de guardar, aún si es viernes (esto fuera del tiempo de cuaresma).

 

Modo de ayunar
 

monje.jpgLos días de ayuno está permitida solamente una comida completa, en la que se puede comer carne, siempre que no sea día de abstinencia. Están permitidas dos comidas más, las cuales, juntas, deben ser menores que la comida principal. Entre las comidas sólo pueden tomarse líquidos.
Por la mañana se puede tomar té o café con un poco de leche, o mate cuanto se desee, o chocolate preparado con agua, pan en pequeña cantidad, que no exceda los 62 gramos aproximadamente, con manteca, los huevos están exceptuados.
En la cena, cualquier comida, excepto carne y caldo, en cantidad que no exceda los 250 gramos.

 

Días de ayuno y abstinencia en la República Argentina [*]
 

En virtud de Indulto Pontificio son de obligación solamente:
• Días de abstinencia sola, sin ayuno: todos los viernes de Cuaresma
• Días de ayuno y abstinencia: el Miércoles de Ceniza, el Viernes Santo, la vigilia de la Asunción de la Smma. Virgen y el 23 de diciembre.

 

Días de ayuno y abstinencia en España

 

En virtud del Decreto de la Sagrada Congregación del Concilio del 28 de enero de 1949, al que se agrega el privilegio de la Bula de la Santa Cruzada, la ley de ayunos y abstinencias en España queda modificada de esta manera:
• Días de abstinencia sola: todos los viernes de Cuaresma.
• Días de ayuno y abstinencia: el Miércoles de Ceniza, el Viernes Santo, las vigilias de la Inmaculada Concepción (anteriormente, de la Asunción de la Virgen), y de la Natividad del Señor, que se anticipa al sábado de Témporas (sábado anterior al 25).

 

Días de ayuno y abstinencia en el resto del mundo

 

• Días de abstinencia sola: todos los viernes del año.
• Días de ayuno y abstinencia: el Miércoles de Ceniza, todos los viernes y sábados de Cuaresma, el Viernes Santo, las cuatro Témporas y las vigilias de la Asunción de la Virgen, de Pentecostés, de Todos los Santos y de la Natividad del Señor.
• Días sólo de ayuno: los demás días de Cuaresma.

 

[*] Nota de Oblatio Munda: Puede pensarse legítimamente que esta es aún la ley vigente entre nosotros en la actual situación de la Iglesia; cfr. artículo sobre el ayuno cuaresmal en Oblatio Munda en francés: http://oblatio-munda.over-blog.com/article-careme-2012-100377099.html 

 

http://propagandacatolica.blogspot.com/

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
16 febrero 2017 4 16 /02 /febrero /2017 00:37

¿Cuáles son los domingos que se llaman de Septuagésima, Sexagésima y Quincuagésima?

Se llaman domingos de septuagésima, sexagésima y quincuagésima el séptimo, sexto y quinto domingo antes del de Pasión.

 

¿Por qué razón la Iglesia desde el domingo de septuagésima hasta el Sábado Santo omite en los oficios divinos el Aleluya y usa ornamentos morados?

La Iglesia, desde el domingo de septuagésima hasta el Sábado Santo, omite en los divinos oficios el Aleluya, que es voz de alegría, y usa ornamentos morados, que es color de tristeza, para alejar con estas señales de tristeza a los fieles de las vanas alegrías del mundo e inculcarles el espíritu de penitencia.

 

¿Qué cosas propone la Iglesia a nuestra consideración en los divinos oficios de las semanas de septuagésima, sexagésima y quincuagésima?

En los divinos oficios de la semana de septuagésima, la Iglesia nos representa la caída de nuestros primeros padres y su justo castigo; en los de sexagésima, el diluvio universal, enviada por Dios para castigo de los pecadores, y en los tres primeros días de la semana de quincuagésima, la vocación de Abraham y el premio dado por Dios a su obediencia y a su fe.

 

¿Cómo es que, a pesar de las intenciones de la Iglesia, en tiempos de septuagésima, sexagésima y quincuagésima aun más que en otro cualquiera, se ven tantos desórdenes en algunos cristianos?

En este tiempo, aun más que en otro cualquiera, se ven tantos desórdenes en algunos cristianos por la malignidad del demonio, que queriendo contrariar los designios de la Iglesia, hace los mayores esfuerzos para inducir a los cristianos a que vivan según los dictámenes del mundo y de la carne.

 

¿Qué hemos de hacer para conformarnos con los designios de la Iglesia en tiempo de carnaval?

Para conformarnos con los designios de la Iglesia en tiempo de carnaval hemos de apartarnos de los espectáculos y diversiones peligrosas y atender con mayor cuidado a la oración y mortificación, haciendo alguna visita extraordinaria al Santísimo Sacramento, mayormente cuando está expuesto a la pública adoración; y esto para reparar tantos desórdenes con que Dios, en este tiempo es ofendido.

 

¿Qué hará quien por necesidad hubiere de hallarse en alguna diversión peligrosa de carnaval?

Quien por necesidad hubiere de hallarse en alguna diversión peligrosa de carnaval, ha de implorar primero el socorro de la divina gracia para evitar todo pecado; portarse luego con gran modestia y reserva, y recoger después el espíritu con la consideración de alguna máxima del Evangelio.    

(Catecismo Mayor” de San Pío X).

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
24 diciembre 2016 6 24 /12 /diciembre /2016 00:05

MURILLO-Bartolome-Esteban-Adoration-des-bergers

Si hay una virtud que el Hijo de Dios ha querido enseñarnos con su Encarnación, es la humildad. Es entonces la fiesta de la Navidad una ocasión más que oportuna para meditar acerca de esta virtud tan cara a Nuestro Señor.

 

La humildad y la oración

  

Humíllate a Dios y espera en sus manos, las cuales en los humildes obran grandes maravillas. Mira esos cielos tan hermosos y tan adornados y hermoseados con tanta variedad de luces, que obras son de las manos de Dios; pues otros cielos tiene él que le parecen mejor y tienen diferente atavío por haber esperado con humildad sus manos. En material vivo que resiste, ningún artífice puede obrar cosa que dure ni mostrar la fuerza de su ingenio, pero sí en materiales muertos, como lo es el madero, y la piedra, y el yeso y cosas semejantes. Lo que quiero decir es que sobre todas las cosas procures la humildad y destierres de tu alma toda presunción, que, por pequeña que parezca, te hará grandísimo daño, y tanto, que pienso yo que todas nuestras pérdidas espirituales, nuestras quiebras en la virtud, nuestro desmedro en la oración, nuestras sequedades y durezas de corazón, el poco gusto en las cosas divinas, el distraimiento en el oficio divino y el tedio y cansancio en el obrar bien tienen de ahí su principio. ¿De qué presumes, polvo y ceniza? ¿Qué tienes de bien que no lo hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si fuera tuyo? Si la humildad no da principio a la oración y la está siempre acompañando, lo que se saca es frialdad y apretura de corazón; pero si hay humildad, humildad verdadera, siempre se sale con ganancia. Si sientes dureza en la oración, la presunción la causa, y si, advirtiendo en ello, te humillas y desconfías de ti, sentirás allá dentro una lumbre que, ablandando aquella dureza y aspereza, ensancha el entendimiento y da confianza al corazón, y viene aquí muy bien lo que les pasó a los hijos de Jacob con su hermano José siendo gobernador de Egipto, que despidiéndolos les hizo juramento que no verían más su cara si no le traían consigo a su hermano menor, Benjamín (Génesis 43, 3). Sub attestatione iuramenti, etc. Eso mismo aseguro yo a todos los contemplativos, que no verán la faz alegre de nuestro Josef Cristo en la oración si no llevan consigo el hermano menor, que es la humildad. Nada soy y nada es mío, y si soy algo, soylo por merced de Dios y gracia suya, y lo que tengo de él lo recibí; un pensamiento santo, si le tengo, le tengo por él. Cosa es experimentada de muchos espirituales varones que tras la humildad verdadera nunca faltan consuelos divinos verdaderos, como no puede faltar la luz del sol en el aposento quitándole el estorbo de la ventana o puerta. Quita, hijo, la presunción de tu alma, y luego y más presto que esta temporal luz, la divina se lanzará a henchir los vacíos de la humildad.

(“Manual de vida perfecta, de Fray Juan de los Ángeles; en “Místicos Franciscanos Españoles”, B.A.C., 1949, págs. 519-520).

  

Letanías de la humildad

 

Señor, ten piedad de nosotros;

Cristo, ten piedad de nosotros;

Señor, ten piedad de nosotros.

Jesús, dulce y humilde de corazón, oídnos.

Jesús, dulce y humilde de corazón, escuchadnos.

 

Del deseo de ser estimado,

del deseo de ser amado,

del deseo de ser buscado,

del deseo de ser alabado,

del deseo de ser honrado,

del deseo de ser preferido,

del deseo de ser consultado,

del deseo de ser aprobado,                            

del deseo de ser halagado,           ¡líbrame, Jesús!

 

del temor de ser humillado,

del temor de ser despreciado,

del temor de ser rechazado,

del temor de ser calumniado,

del temor de ser olvidado,

del temor de ser ridiculizado,

del temor de ser burlado,

del temor de ser injuriado,

 

Oh María, madre de los humildes, rogad por mí.

San José, protector de las almas humildes, rogad por mí.

San Miguel, que fuiste el primero en abatir el orgullo, rogad por mí.

Todos los justos santificados por la humildad, rogad por mí.

 

Oración

Oh Jesús, cuya primera enseñanza ha sido ésta: “aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”, enseñadme a ser humilde de corazón como vos.

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
24 diciembre 2016 6 24 /12 /diciembre /2016 00:04

MURILLO-Bartolome-Esteban-Adoration-des-bergers¿Qué es Navidad?

Navidad es la fiesta instituida para celebrar la memoria del nacimiento temporal de Jesucristo.

¿Qué tiene de particular la fiesta de Navidad entre todas las otras fiestas?

Navidad, entre todas las otras fiestas, tiene dos cosas particulares: 1ra, que se celebran los divinos oficios en la noche precedente, según costumbre antigua de la Iglesia en las vigilias; 2da, que todos los sacerdotes celebran tres Misas.

¿Por qué la Iglesia ha querido conservar la costumbre de celebrar de noche los oficios de Navidad?

La Iglesia ha querido conservar la costumbre de celebrar de noche los oficios de Navidad para renovar con vivo reconocimiento la memoria de aquella noche, en que el divino Salvador dio principio con su nacimiento a la obra de nuestra redención.

¿Qué propone la iglesia a nuestra consideración en el Evangelio de la primera Misa de Navidad?

En el Evangelio de la primera Misa de Navidad, la Iglesia propone a nuestra consideración que la Santísima Virgen, en compañía de San José, fue de Nazaret a Belén a empadronarse, según las órdenes del emperador, y no hallando otro albergue, dio a luz a Jesucristo en un establo y le puso en un pesebre o comedero de bestias.

¿Y en el Evangelio de la segunda Misa?

En el Evangelio de la segunda Misa propone la Iglesia a nuestra consideración la visita que hicieron a Jesucristo unos pobres pastores a quienes un ángel anunció el nacimiento del Salvador.

¿Y en el Evangelio de la tercera Misa?

En el Evangelio de la tercera Misa nos hace considerar la Iglesia cómo este Niño que vemos nacer de María Virgen en el tiempo, es desde la eternidad Hijo de Dios.

¿Qué pretende la Iglesia al proponer a nuestra consideración los misterios de las tres Misas de Navidad?

Al proponer a nuestra consideración los misterios de las tres Misa de Navidad, quiere la Iglesia que demos gracias al Redentor divino por haberse hecho hombre por nuestra salvación, le reconozcamos ‒con los pastores‒ y le adoremos como verdadero Hijo de Dios, atendiendo a las enseñanzas que calladamente nos da con las circunstancias de su nacimiento.

¿Qué nos enseña Jesucristo con las circunstancias de su nacimiento?

Con las circunstancias de su nacimiento, Jesucristo nos enseña a renunciar a las vanidades del mundo y a estimar la pobreza y los trabajos.

¿Tenemos obligación de oír tres misas en la fiesta de Navidad?

En la fiesta de Navidad sólo tenemos obligación de oír una Misa; pero es bueno oírlas a todas las tres para conformarnos mejor con las intenciones de la Iglesia.

¿Qué hemos de hacer por Navidad para conformarnos plenamente con las intenciones de la Iglesia?

Por Navidad hemos de hacer estas cuatro cosas: 1ra, prepararnos la víspera con un recogimiento mayor que de costumbre; 2da, procurar gran pureza por medio de una buena confesión y vivos deseos de recibir al Señor; 3ra, asistir, si nos es posible, a los divinos oficios de la noche anterior y a las tres Misas, meditando el misterio que se celebra; 4ta, emplear ese día, cuanto nos sea posible, en obras de cristiana piedad.

 

(“Catecismo Mayor” de San Pío X).

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
29 octubre 2016 6 29 /10 /octubre /2016 20:29

Condiciones habituales para la Indulgencia Plenaria:  

1 - Cumplir la obra prescripta, con la intención (al menos habitual y general) de ganar la indulgencia.

2 - Confesión (también en la semana que precede o sigue a la obra prescripta) y comunión (también en el día que precede o en la semana que sigue a la obra prescripta).

3 - Si se requiere la visita de una iglesia, se puede hacer desde el mediodía del día anterior.

4 - Hacer cualquier oración vocal por las intenciones de los Sumos Pontífices, es decir, de la Santa Iglesia, que son las siguientes: exaltación de la Fe; extirpación de las herejías; conversión de los pecadores; paz entre los príncipes cristianos.

5 - Estar en estado de gracia.

 

I - Indulgencias que se pueden ganar todo el año:

1 - Requiem æternam, etc… : 300 días c.v.

2 - Pie Jesu Domine, dona eis requiem sempiternam: 300 días c.v.

3 - Maitines y Laudes del Oficio de difuntos: 7 años, Plenaria si durante un mes. CC.

4 - Un Nocturno y Laudes del Oficio de difuntos: 5 años.

5 - Vísperas del Oficio de difuntos: 5 años.

6 - De profundis: 3 años (5 durante el mes de Noviembre).

7 - Pater-Ave-Requiem: 3 años.

8 - Miserere: 3 años.

9 - Dies Iræ: 3 años.

10 - Visita de un cementerio, rezando cualquier oración, aún mental, por los difuntos: 7 años.

11 - Recitar cualquier oración o ejercicio de piedad por los difuntos con la intención de continuar durante 7 o 9 días: 3 años, una vez por día. Plenaria si durante 7 o 9 días sucesivos. CC.

 

II - Indulgencias propias de todo el mes de noviembre:

Cualquier oración o ejercicio de piedad en sufragio de los difuntos: 3 años, una vez por día. Plenaria si cada día del mes. CC.

       

III - Indulgencias excepcionales para los primeros días de noviembre:
- durante la Octava de la Commémoración de los fieles difuntos (del 2 al 9 de Noviembre), Indulgencia plenaria por la visita a un cementerio, rezando cualquier oración, aún mental, por los difuntos. Una vez por día, CC.
el 2 de noviembre y el domingo siguiente (durante la Octava), Indulgencia plenaria por la visita
de una iglesia u oratorio público, recitando 6 Pater-Ave-Gloria c.v. (toties quoties).            


IV - Para los fieles que han hecho el Acto heroico de caridad por las almas del Purgatorio, pueden ganar una Indulgencia Plenaria (CC) :  

- todo el año y a cada comunión hecha en una iglesia u oratorio público.

- cada lunes (y si no es posible, el domingo siguiente) al asistir a una Misa por las almas del Purgatorio.

Para los sacerdotes que han hecho el Acto heroico de caridad, altar privilegiado.

 

Nota: CC=Condiciones habituales; c.v.=cada vez. Enchiridion indulgentiarum, Poliglotte Vaticane 1950.

 

http://www.sodalitium.eu/ 

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
26 julio 2016 2 26 /07 /julio /2016 03:54

CATHOLICVS-Santiago-MatamorosA la aparición de la Virgen Nuestra Señora de Zaragoza, se refiere un documento del archivo de la Basílica del Pilar, España. Es un antiguo códice con los morales de San Gregorio Magno, que, abreviado, dice así: “Después de la Pasión y Resurrección del Salvador y de su ascensión al Cielo, la Virgen María quedó encomendada al apóstol San Juan”.

De Ella recibieron los apóstoles el impulso para salir a anunciar el evangelio en todo el mundo. Santiago, hermano de Juan e hijo de Zebedeo, movido por el Espíritu Santo se dirigió a las provincias de España. Antes de partir besó las manos de la Virgen y pidió su bendición. Ella lo despidió con estas palabras: “Ve, hijo, cumple el mandato del Maestro y por Él te ruego que en aquella ciudad de España en que mayor número de hombres conviertas a la fe, edifiques una iglesia en mi memoria como yo te lo mos­traré”. Saliendo de Jerusalén, Santiago llegó a España y pasando por Asturias llegó a la ciudad de Oviedo, donde sólo pudo bautizar a un hombre. Luego, entrando por Galicia, predicó en la ciudad de Padrón.

De allí, volviendo por Castilla se dirigió a Aragón, donde se encuentra Zaragoza, a orillas del Ebro. En esta ciudad, luego de predicar muchos días, bautizó a ocho varones. Por la noche, solo y descorazonado, se encaminaba por la ribera del río para descansar y orar en silencio.

Una de esas noches durante la oración, oyó voces de ángeles que cantaban: “Ave María, llena de gracia...” Al oírlos se postró de rodillas y vio sobre un pilar de mármol a la Virgen rodeada de ángeles que le decía: “He aquí, Santiago, el lugar donde edificarás un templo en mi memoria. Mira bien este pilar en que estoy, al que mi Hijo y Maestro tuyo trajo de lo alto por mano de los ángeles. Alrededor de él harás el altar de la capilla. En este lugar obrará la virtud del Altísimo portentos y maravillas por mi intercesión por aquellos que, en sus necesidades, imploren mi patrocinio. Este pilar permanecerá en este sitio hasta el fin del mundo y nunca faltarán en esta ciudad verdaderos cristianos”.

Lleno de alegría y confortado por esta presencia de la Madre de Cristo, edificó un templo en aquel sitio y lo ayudaron en esta tarea los ocho que se habían convertido. La basílica se halla a la vera del río Ebro y tiene el referido pilar con un altar.

Es la primera iglesia del mundo dedicada a la Virgen. Con el correr de los siglos este templo ha sido reconstruido, ampliado y embellecido hasta convertirse en el actual.

Las palabras de este escrito recogen una tradición oral, y son el documento más antiguo de esta arraigada tradición española.

 

De vuelta en Jerusalén, según los Hechos de los Apóstoles, Herodes Agripa lo mandó ejecutar (Hech. 12, 1-2); esto ocurrió alrededor del año 42 ó 44, en las cercanías de la fiesta de Pascua. Fue el primer apóstol mártir. Después de la muerte de Santiago, según la tradición, su cuerpo fue llevado de nuevo a España; se perdió su rastro durante cierto tiempo, pero luego su tumba fue encontrada, en tiempos del obispo Teodomiro de Iría, en el año 830, gracias al fulgor de una estrella que indicaba el sitio de su sepultura. Ese lugar se llamó “campo de la estrella”, “Campus Stellæ”, es decir, “Compostela”. Desde entonces, Santiago de Compostela es una célebre meta de peregrinaciones, una de las principales del mundo junto con Jerusalén y Roma.

 

Batalla de Clavijo y primera aparición de Santiago Matamoros. La Batalla de Clavijo es una de las más importantes y célebres de la Reconquista y se libró en el Campo de la Matanza, en Clavijo, La Rioja, España, el 23 de Mayo del año 844. El origen de la contienda radicó en la negativa del Rey Ramiro I de Asturias a pagar a los musulmanes el Tributo de las Cien Doncellas. El Rey Ramiro I atacó los ejércitos de Abderramán II, pero cuando llegaron a Nájera y Albelda el número de árabes se acrecentó con los refuerzos enviados desde Marruecos, por lo que el Rey tuvo que refugiarse en el Castillo de Clavijo, en Monte Laturce; y esa noche se le apareció el Apóstol Santiago, quien le aseguró la victoria y su presencia en la lucha. Al día siguiente, el Rey Ramiro I se enfrentó a los musulmanes venciendo en la Batalla, en la que se dijo haber visto a Santiago montado en un caballo blanco. Para celebrar esta victoria, el día 25 de Mayo en la ciudad de Calahorra, el Rey instauró el “Voto de Santiago”, por el que comprometía a todos los cristianos de la península a peregrinar a Santiago de Compostela para rendir honores y ofrendas al Santo, y a partir de entonces surge Santiago Matamoros y su imagen será el símbolo de la Cristiandad en la lucha contra el Islam. Y de tal guisa relata aquella famosa Batalla Rodrigo Jiménez de Rada, Obispo de Osma y Arzobispo de Toledo.

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo
2 julio 2016 6 02 /07 /julio /2016 02:33

Letanías de la Preciosísima Sangre

 

K

ýrie, eléison.

Christe, eléison.

Kýrie, eléison.

Christe, audi nos. 

Christe, exáudi nos. 

Pater de cælis Deus, miserére nobis.

Fili Redémptor mundi Deus,

Spíritus Sancte Deus,

Sancta Trínitas unus Deus,

Sanguis Christi, Unigéniti Patris Ætérni, salva nos.

Sanguis Christi, Verbi Dei incarnáti,

Sanguis Christi, Novi et Ætérni Testaménti,

Sanguis Christi, in agonía decúrrens in terram,

Sanguis Christi, in flagellatióne prófluens,

Sanguis Christi, in coronatióne spinárum emánans,

Sanguis Christi, in Cruce effúsus,

Sanguis Christi, prétium nostræ salútis,

Sanguis Christi, sine quo non fit remíssio,

Sanguis Christi, in Eucharístia potus et lavácrum animárum,

Sanguis Christi, flumen misericórdiæ,

Sanguis Christi, victor dǽmonum,

Sanguis Christi, fortitúdo mártyrum,

Sanguis Christi, virtus confessórum,

Sanguis Christi, gérminans vírgines,

Sanguis Christi, robur periclitántium,

Sanguis Christi, levámen laborántium,

Sanguis Christi, in fletu solátium,

Sanguis Christi, spes pæniténtium,

Sanguis Christi, solámen moriéntium,

Sanguis Christi, pax et dulcédo córdium,

Sanguis Christi, pignus vitæ ætérnæ,

Sanguis Christi, ánimas líberans de lacu Purgatórii,

Sanguis Christi, omni glória et honóre digníssimus,

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, parce nobis, Dómine.

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, exáudi nos, Dómine.

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, miserére nobis.

 

S

eñor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo,

Dios Espíritu Santo,

Santísima Trinidad, que sois un solo Dios,

Sangre de Cristo, el unigénito del Padre Eterno, sálvanos.

Sangre de Cristo, Verbo de Dios encarnado,

Sangre de Cristo, del nuevo y eterno testamento,

Sangre de Cristo, derramada sobre la tierra en la agonía,

Sangre de Cristo, vertida copiosamente en la flagelación,

Sangre de Cristo, brotada en la coronación de espinas,

Sangre de Cristo, derramada en la cruz,

Sangre de Cristo, prenda de nuestra salvación,

Sangre de Cristo, necesaria para el perdón,

Sangre de Cristo, bebida eucarística y refrigerio de las almas,

Sangre de Cristo, manantial de misericordia,

Sangre de Cristo, vencedora de los espíritus malignos,

Sangre de Cristo, que das valor a los mártires,

Sangre de Cristo, fortaleza de los confesores,

Sangre de Cristo, inspiración de las vírgenes,

Sangre de Cristo, socorro en el peligro,

Sangre de Cristo, alivio de los afligidos,

Sangre de Cristo, solaz en las penas,

Sangre de Cristo, esperanza del penitente,

Sangre de Cristo, consuelo del moribundo,

Sangre de Cristo, paz y dulzura para los corazones,

Sangre de Cristo, promesa de vida eterna,

Sangre de Cristo, que libras a las almas del purgatorio,

Sangre de Cristo, acreedora de todo honor y gloria,

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

 

V.  Redemísti nos, Dómine, in sánguine tuo.

R.  Et fecísti nos Deo nostro regnum.

 

Orémus.  Omnípotens sempitérne Deus, qui unigénitum Fílium tuum mundi Redemptórem constituísti, ac ejus sánguine placári voluísti : concéde quǽsumus, salútis nostræ prétium ita venerári, atque a præséntis vitæ malis ejus virtúte deféndi in terris ; ut fructu perpétuo lætémur in cælis. Per eúndem Christum Dóminum nostrum. R. Amen.

 

V.  Señor, nos has redimido en tu sangre.

R.  Y nos hiciste un reino para nuestro Dios.

 

Oración.  Omnipotente y Sempiterno Dios, que constituiste a tu Unigénito Hijo Redentor del mundo y quisiste aplacarte con su Sangre; te suplicamos nos concedas que de tal modo veneremos el precio de nuestra Redención, que por su virtud seamos preservados en la tierra de los males de la vida presente, para que gocemos en el Cielo de su fruto eterno. Por el mismo Cristo Nuestro Señor. Amén.

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo

Contáctenos

Oblatio Munda

rpguerard.JPG

«Es necesario que perdure sobre la tierra

la Oblación pura, la Oblatio munda.

Algunos me atribuyen la intención de querer

“salvar a la Iglesia”. Por el contrario, rechazo asociarme

con quienes manifiestan este propósito “in directo”.

Ya que, solo Dios, solo Jesús salvará a Su Iglesia

con el Triunfo de Su Madre. De eso estoy seguro,

aunque ignoro el “cómo”.

En cambio, estimo un deber todo sacrificio, hacer

todo lo que esté en mi poder para que perdure sobre

la tierra la Oblatio munda».

Mons. Guérard des Lauriers

(Sodalitium n° 13, marzo 1988)

  Spiritual Father of Sedevacantsm

«Yo no me ordené para cometer sacrilegios».

Padre Joaquín Sáenz y Arriaga, S.J.

 

p.barbara

«El deber de defender la Misa es

un honor y una gracia».

Padre Noël Barbara 

 

vinson«¡Tenemos un faro de verdad, y es Roma!

Seamos apasionados de Roma.

Tengamos por cierto que aquel que no

tiene afección por Roma ya cayó en el error;
y que no se puede caer en un error
(fundamental, grave) sin que falte
afección por Roma. Pidamos este amor
por la Verdad y por la Iglesia».
Padre Georges Vinson

  

null  El blog en francés

 

Buscar

Categorías