Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 junio 2012 1 11 /06 /junio /2012 14:58

fete dieuLa pequeña hostia blanca será una semilla: arrojada a los cuatro vientos producirá toda una floración divina.

Y desfila ante los ojos de Cristo el innumerable ejército de los mártires. En ellos la semilla divina germina heroísmos de sangre. Embriagados con la Sangre de Cristo han exclamado: ¡Sangre por sangre! ¡También nuestro corazón es un cáliz desbordante –Hic est calix sanguinis mei– que nuestra sangre se derrame para testificar que eres nuestro Dios, para proclamar que eres nuestro Rey!

Y luego la casta teoría de las almas puras, hermosas en el esplendor de su claridad. En ellas la semilla divina germina pureza y su corazón virgen conserva para Cristo, en medio de un mundo que se corrompe y se degrada, la frescura del amor primero.

Y la falange intrépida de los misioneros dejándolo todo –patria, amigos, familia– para sembrar hostias consagradas en nuevos corazones; atravesando los mares para levantar nuevos sagrarios, siquiera sea al abrigo de pobre techo pajizo.

De la hostia santa ve Cristo nacer la caridad en todas sus formas, con todos sus prodigios, hasta la meta del supremo heroísmo: el sacrificio de la propia vida. La ve conservándole al niño su candor y al joven su pureza, llenando de abnegación el corazón de la madre cristiana, rehabilitando al caído y dando serenidad divina a la ancianidad, consolando tantos dolores, pacificando tantas agonías y derramando luz de divina esperanza sobre tantas separaciones y sobre tantos sepulcros…

Y vio la gloria secreta de esas noches de adoración con los sacrificios que supone y las intimidades que provoca, y la gloria manifiesta de sus triunfos eucarísticos: la hostia santa, en magníficos relicarios, paseada en triunfo a través de los centros más populosos, doblándose tantas rodillas e inclinándose tantas frentes y derramando lágrimas tantos ojos…

Y ya no vaciló… lumbre divina irradió en sus ojos, ternura incomparable iluminó su rostro, temblaron de emoción sus labios, y entreabriéndose por fin, dejaron caer estas palabras que realizaron el prodigio: “Tomad y comed: ÉSTE ES MI CUERPO…”

 

Alma eucarística que esto lees, en verdad, en verdad te digo: Jesús pensó en ti en aquella hora, Jesús tuvo presente ante su mirada tu alma querida, Jesús comprendió que sin esa hostia santa que adoras, sin esa pequeña hostia blanca que recibes cada mañana, te sentirías muy sola en tu destierro… sabía que tu corazón sufriría hambre de amor, que padecería nostalgias de cielo… que en el camino de la vida tendrías tantos sinsabores y bajo apariencias que engañan llevarías ocultas tantas amarguras… Y por ti, para no dejarte huérfana, para que tuvieras un corazón amigo que te comprendiera, para que en él vaciaras la amargura rebosante del tuyo, Jesús pasó por todos los sacrilegios y profanaciones e ingratitudes, y en aquella noche por ti – ¡óyelo bien! –, por ti instituyó la Eucaristía y por ti se quedó en esa pequeña hostia blanca que en tu corazón albergas cada mañana… ¿Comprendes ahora, alma querida, cuánto te ama el Cristo del Cenáculo y de la Eucaristía?

 

(Extraído de “La Eucaristía, del P. José Guadalupe Treviño, Misionero del Espíritu Santo, México, 1942, págs. 169-172).

Compartir este post

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo

Comentarios

Contáctenos

Oblatio Munda

rpguerard.JPG

«Es necesario que perdure sobre la tierra

la Oblación pura, la Oblatio munda.

Algunos me atribuyen la intención de querer

“salvar a la Iglesia”. Por el contrario, rechazo asociarme

con quienes manifiestan este propósito “in directo”.

Ya que, solo Dios, solo Jesús salvará a Su Iglesia

con el Triunfo de Su Madre. De eso estoy seguro,

aunque ignoro el “cómo”.

En cambio, estimo un deber todo sacrificio, hacer

todo lo que esté en mi poder para que perdure sobre

la tierra la Oblatio munda».

Mons. Guérard des Lauriers

(Sodalitium n° 13, marzo 1988)

  Spiritual Father of Sedevacantsm

«Yo no me ordené para cometer sacrilegios».

Padre Joaquín Sáenz y Arriaga, S.J.

 

p.barbara

«El deber de defender la Misa es

un honor y una gracia».

Padre Noël Barbara 

 

vinson«¡Tenemos un faro de verdad, y es Roma!

Seamos apasionados de Roma.

Tengamos por cierto que aquel que no

tiene afección por Roma ya cayó en el error;
y que no se puede caer en un error
(fundamental, grave) sin que falte
afección por Roma. Pidamos este amor
por la Verdad y por la Iglesia».
Padre Georges Vinson

  

null  El blog en francés

 

Buscar

Categorías