Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 junio 2016 6 04 /06 /junio /2016 20:37

LETANÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 

K

ýrie, eléison.

Christe, eléison.    

Kýrie, eléison.

Christe, audi nos. 

Christe, exáudi nos.      

Pater de cælis Deus, miserére nobis.

Fili Redémptor mundi Deus,

Spíritus Sancte Deus,

Sancta Trínitas unus Deus,

Cor Jesu, Filii Patris ætérni, miserére nobis.

Cor Jesu, in sinu Vírginis Matris a Spíritu Sancto formátum,

Cor Jesu, Verbo Dei substantiáliter unítum,

Cor Jesu, majestátis infinítæ,

Cor Jesu, templum Dei sanctum,

Cor Jesu, tabernáculum Altíssimi,

Cor Jesu, domus Dei et porta cæli,

Cor Jesu, fornax ardens caritátis,

Cor Jesu, justítiæ et amóris receptáculum,

Cor Jesu, bonitáte et amóre plenum,

Cor Jesu, virtútum ómnium abýssus,

Cor Jesu, omni laude digníssimum,

Cor Jesu, rex et centrum ómnium córdium,

Cor Jesu, in quo sunt omnes thesáuri sapiéntiæ et sciéntiæ,

Cor Jesu, in quo hábitat omnis plenitúdo divinitátis,

Cor Jesu, in quo Pater sibi bene complácuit,

Cor Jesu, de cuius plenitúdine omnes nos accépimus,

Cor Jesu, desidérium cóllium æternórum,

Cor Jesu, pátiens et multæ misericórdiæ,

Cor Jesu, dives in omnes qui ínvocant te,

Cor Jesu, fons vitæ et sanctitátis,

Cor Jesu, propitiátio pro peccátis nostris,

Cor Jesu, saturátum oppróbriis,

Cor Jesu, attrítum propter scélera nostra,

Cor Jesu, usque ad mortem obédiens factum,

Cor Jesu, láncea perforátum,

Cor Jesu, fons totíus consolatiónis,

Cor Jesu, vita et resurréctio nostra,

Cor Jesu, pax et reconciliátio nostra,

Cor Jesu, víctima peccatórum,

Cor Jesu, salus in te sperántium,

Cor Jesu, spes in te moriéntium,

Cor Jesu, delíciæ sanctórum ómnium,

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, parce nobis, Dómine.

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, exáudi nos, Dómine.

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, miserére nobis.

 

S

eñor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo,

Dios Espíritu Santo,

Santísima Trinidad, que sois un solo Dios,

Corazón de Jesús, Hijo del Eterno Padre, ten misericordia de nosotros.

Corazón de Jesús, formado en el seno de la Virgen Madre por el Espíritu Santo,

Corazón de Jesús, unido sustancialmente al Verbo de Dios,

Corazón de Jesús, de infinita majestad,

Corazón de Jesús, templo santo de Dios,

Corazón de Jesús, tabernáculo del Altísimo,

Corazón de Jesús, casa de Dios y puerta del cielo,

Corazón de Jesús, horno ardiente de caridad,

Corazón de Jesús, santuario de la justicia y del amor,

Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor,

Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes,

Corazón de Jesús, digno de toda alabanza,

Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones,

Corazón de Jesús, en quien se hallan todos los tesoros de la sabiduría, y de la ciencia,

Corazón de Jesús, en quien reside toda la plenitud de la divinidad,

Corazón de Jesús, en quien el Padre se complace,

Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos hemos recibido,

Corazón de Jesús, deseado de los eternos collados,

Corazón de Jesús, paciente y lleno de misericordia,

Corazón de Jesús, generoso para todos los que te invocan,

Corazón de Jesús, fuente de vida y santidad,

Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados,

Corazón de Jesús, colmado de oprobios,

Corazón de Jesús, triturado por nuestros pecados,

Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte,

Corazón de Jesús, traspasado por una lanza,

Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo,

Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra,

Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra,

Corazón de Jesús, víctima por los pecadores,

Corazón de Jesús, salvación de los que en ti esperan,

Corazón de Jesús, esperanza de los que en ti mueren,

Corazón de Jesús, delicia de todos los santos,            

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

    
V.  Jesu mitis et húmilis Corde.    

R.  Fac cor nostrum secúndum Cor tuum.

 

Orémus.  Omnípotens sempitérne Deus, réspice in Cor dilectíssimi Fílii tui et in laudes et satisfactiónes, quas in nómine peccatórum tibi persólvit, iísque misericórdiam tuam peténtibus, tu véniam concéde placátus in nómine ejúsdem Fílii tui Jesu Christi, qui tecum vivit et regnat in sǽcula sæculórum. R. Amen.

 

V.  Jesús, manso y humilde de Corazón.

R.  Haz nuestro corazón semejante al tuyo.

 

Oración.  Oh Dios todopoderoso y eterno, mira el Corazón de tu amantísimo Hijo, las alabanzas y satisfacciones que en nombre de los pecadores te ofrece y concede el perdón a éstos que piden misericordia en el nombre de tu mismo Hijo, Jesucristo, el cual vive y reina contigo por los siglos de los siglos. R. Amén.

 


 

ACTO DE REPARACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 

¡O

h dulcísimo Jesús, cuyo inmenso amor a los hombres no ha recibido en pago, de los ingratos, más que olvido, negligencia y menosprecio! Vednos postrados ante vuestro altar, para reparar, con especiales homenajes de honor, la frialdad indigna de los hombres y las injurias con que, en todas partes, hieren vuestro amantísimo Corazón.

Mas recordando que también nosotros alguna vez nos manchamos con tal indignidad de la cual nos dolemos ahora vivamente, deseamos, ante todo, obtener para nuestras almas vuestra divina misericordia, dispuestos a reparar, con voluntaria expiación, no sólo nuestros propios pecados, sino también los de aquellos que, alejados del camino de la salvación y obstinados en su infidelidad, o no quieren seguiros como a Pastor y Guía, o, conculcando las promesas del Bautismo, han sacudido el suavísimo yugo de vuestra ley.

Nosotros queremos expiar tan abominables pecados, especialmente la inmodestia y la deshonestidad de la vida y de los vestidos, las innumerables asechanzas tendidas contra las almas inocentes, la profanación de los días festivos, las execrables injurias proferidas contra vos y contra vuestros Santos, los insultos dirigidos a vuestro Vicario y al Orden Sacerdotal, las negligencias y horribles sacrilegios con que es profanado el mismo Sacramento del amor y, en fin, los públicos pecados de las naciones que oponen resistencia a los derechos y al magisterio de la Iglesia por vos fundada.

¡Ojalá que nos fuese dado lavar tantos crímenes con nuestra propia sangre! Mas, entretanto, como reparación del honor divino conculcado, uniéndola con la expiación de la Virgen vuestra Madre, de los Santos y de las almas buenas, os ofrecemos la satisfacción que vos mismo ofrecisteis un día sobre la cruz al Eterno Padre y que diariamente se renueva en nuestros altares, prometiendo de todo corazón que, en cuanto nos sea posible y mediante el auxilio de vuestra gracia, repararemos los pecados propios y ajenos y la indiferencia de las almas hacia vuestro amor, oponiendo la firmeza en la fe, la inocencia de la vida y la observancia perfecta de la ley evangélica, sobre todo de la caridad, mientras nos esforzamos además por impedir que seáis injuriado y por atraer a cuantos podamos para que vayan en vuestro seguimiento.

¡Oh benignísimo Jesús! Por intercesión de la Santísima Virgen María Reparadora, os suplicamos que recibáis este voluntario acto de reparación; concedednos que seamos fieles a vuestros mandatos y a vuestro servicio hasta la muerte y otorgadnos el don de la perseverancia, con el cual lleguemos felizmente a la gloria, donde, en unión del Padre y del Espíritu Santo, vivís y reináis, Dios por todos los siglos de los siglos.  Amén.

          


 

CONSAGRACIÓN DEL GÉNERO HUMANO AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

 

(Pío XI, Encíclica Quas Primas, 11 de Dic. de 1925)

 

D

ulcísimo Jesús, Redentor del género humano, miradnos humildemente postrados delante de vuestro altar; vuestros somos y vuestros queremos ser: y a fin de poder vivir más estrechamente unidos con Vos, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a vuestro Sacratísimo Corazón.  

Muchos, por desgracia, jamás os han conocido; muchos, despreciando vuestros mandamientos, os han desechado. ¡Oh, Jesús benignísimo! Compadeceos de los unos y de los otros, y atraedlos todos a vuestro Corazón Sacratísimo.  

¡Oh Señor! Sed Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Vos, sino también de los pródigos que os han abandonado; haced que vuelvan pronto a la casa paterna, porque no perezcan de hambre y de miseria.  

Sed Rey de aquellos que por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Vos: devolvedlos al puerto de la verdad y a la unidad de fe, para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor. Sed Rey de los que permanecen todavía envueltos en las tinieblas de la idolatría o del Islamismo: dignaos atraerlos a todos a la luz de vuestro reino. Mirad, finalmente, con ojos de misericordia, a los hijos de aquel pueblo que en otro tiempo fue vuestro predilecto: descienda también sobre ellos, como bautismo de redención y de vida, la Sangre que un día contra sí reclamaron.  

Conceded, oh Señor, incolumidad y libertad segura a vuestra Iglesia; otorgad a todos los pueblos la tranquilidad en el orden; haced que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino esta voz: Alabado sea el Corazón divino, causa de nuestra salud; a Él se entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos.  Así sea.  

Compartir este post

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo

Comentarios

Contáctenos

Oblatio Munda

rpguerard.JPG

«Es necesario que perdure sobre la tierra

la Oblación pura, la Oblatio munda.

Algunos me atribuyen la intención de querer

“salvar a la Iglesia”. Por el contrario, rechazo asociarme

con quienes manifiestan este propósito “in directo”.

Ya que, solo Dios, solo Jesús salvará a Su Iglesia

con el Triunfo de Su Madre. De eso estoy seguro,

aunque ignoro el “cómo”.

En cambio, estimo un deber todo sacrificio, hacer

todo lo que esté en mi poder para que perdure sobre

la tierra la Oblatio munda».

Mons. Guérard des Lauriers

(Sodalitium n° 13, marzo 1988)

  Spiritual Father of Sedevacantsm

«Yo no me ordené para cometer sacrilegios».

Padre Joaquín Sáenz y Arriaga, S.J.

 

p.barbara

«El deber de defender la Misa es

un honor y una gracia».

Padre Noël Barbara 

 

vinson«¡Tenemos un faro de verdad, y es Roma!

Seamos apasionados de Roma.

Tengamos por cierto que aquel que no

tiene afección por Roma ya cayó en el error;
y que no se puede caer en un error
(fundamental, grave) sin que falte
afección por Roma. Pidamos este amor
por la Verdad y por la Iglesia».
Padre Georges Vinson

  

null  El blog en francés

 

Buscar

Categorías