Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 septiembre 2011 7 25 /09 /septiembre /2011 07:19

Durante los años 1922 y 1928, el Padre Fray Juan Arintero O.P., famoso dominico español dedicado a la teología mística, tuvo a su cargo la dirección espiritual de la Madre María Magdalena de Jesús Sacramentado, hermana italiana de la congregación de los pasionistas, fundada por San Pablo de la Cruz, y antigua compañera de convento de Santa Gema Galgani.

En el trato epistolar de estas dos almas elegidas se revela no sólo la profunda doctrina teórica de la mística cristiana, a la cual todos estamos llamados, conforme aquello de Nuestro Señor: “sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mateo 5, 48); sino que además es de admirar el valor del testimonio personal de la religiosa, cuyas cartas muestran sucesivamente el modo cómo Dios iba conduciendo suaviter et fortiter, suave y firmemente, su alma hacia las altas moradas del espíritu, signada por un lema inconmovible: “En la vida espiritual, detenerse, es retroceder. ¡Adelantar, o morir!, dice uno de los escritos, que nos recuerdan las palabras siempre heroicas de Santa Teresa de Jesús.

Queremos entonces presentar a los fieles una devoción que nació de este corazón amante de Jesús Sacramentado; devoción inspirada en el amor a María Santísima, y así su nombre fue consagrado en la revista “La Vida Sobrenatural, que el Padre Arintero dirigía y desde la cual se promovió esta bellísima obra de piedad católica y mariana: la “Asociación de amor a María Santísima”.

  

¿En qué consiste la “Asociación de amor a María Santísima”?

 

loudDejemos que sea presentada por su autora, en carta fechada el 10 de Mayo de 1922, y dirigida por supuesto al Padre Arintero: “Voy a decirle, Padre, lo que yo llamo el secreto de mis progresos espirituales. Consiste en dos visitas, una por la mañana y otra por la tarde, que hago ya hace algunos años a la Santísima Virgen. (…) Por la mañana hago mi visita a una imagen de la Inmaculada en esta forma: me consagro a Ella en cuerpo y alma, le renuevo mi voto de amor, me considero como una tierra árida, que para producir flores y frutos para Jesús necesita ser regada, y encuentro en Ella la fuente de esta agua de vida eterna. Le ruego que me moje en esa agua preciosa, mientras yo, arrodillada a sus pies, siento descender a mi alma luz, fuerza y valor para luchar y practicar las virtudes. ¡Qué animada para el bien me levanto de los pies de María! Le pido también que viva en mí con sus virtudes, que hable por mi boca y trabaje con mis manos; mas, sobre todo, que ame en mí a Dios y al prójimo; y me conceda, por la dulzura y modestia, atraer las almas como Ella para llevarlas a Dios.

(…)

crucLa visita de la tarde es a una imagen de la Dolorosa. La considero en el Calvario, esperándome que vaya a consolarla. Rezo el “Memorare o piisima”, y después me recojo mentalmente unos minutos. ¡Cuántas cosas pido a la Madre mía! Dejo que el corazón diga lo que quiera, pero siempre pido estas tres gracias: 1ra. Por el dolor que probó en las tres horas, cuando asistió a la muerte de Jesús, me asista en la hora de mi muerte. 2da. Por el dolor que probó al recibirlo muerto en sus brazos, me conceda poderlo recibir Sacramentado en mi corazón en la hora en que tendré que verlo como justo juez. 3ra. Por el dolor que probó en la soledad después del entierro de Jesús, que me asista en el juicio particular, me tenga en sus brazos cuando Jesús pronuncie mi sentencia eterna, y por esos mismos brazos de María sea yo llevada al Cielo”.

 

Esta práctica devota consiste entonces en realizar diariamente:

 

1) La visita matinal a María Inmaculada, consagrándole cuerpo y alma en ese día, para que sea Ella quien obre las virtudes celestiales por medio nuestro;

2) La visita vespertina a María Dolorosa, pidiéndole especialmente tres gracias conforme sus dolores de Madre Corredentora:

a) Nos asista en la hora de la muerte;

b) Nos conceda el recibir a Jesús Sacramentado en el lecho de muerte;

c) Nos asista en el juicio particular, cuando recibamos la sentencia eterna para nuestra alma.

 

Es mucho lo que podríamos decir de la devoción a Nuestra Señora; inagotable siempre pues tiene por objeto a la creatura más hermosa: “de Maria numquam satis”, diríamos con San Bernardo. Valga por ahora esta pequeña propuesta a los fieles católicos, para fomentar el amor a María Santísima, Auxilio de los Cristianos, Fortaleza de los débiles.

 

¡Qué fácil es la santidad cuando conduce María! ¡Qué dichosa es el alma a quien basta María

para hacerse santa!” (Madre María Magdalena de Jesús Sacramentado).

 

(Las citas han sido extraídas del libro “Hacia las cumbres de la unión con Dios”, Madrid, 1984; y que constituye la edición completa de las cartas que se conservan entre ambos religiosos).

Compartir este post

Repost 0
Published by oblatio-munda
Comenta este artículo

Comentarios

Contáctenos

Oblatio Munda

rpguerard.JPG

«Es necesario que perdure sobre la tierra

la Oblación pura, la Oblatio munda.

Algunos me atribuyen la intención de querer

“salvar a la Iglesia”. Por el contrario, rechazo asociarme

con quienes manifiestan este propósito “in directo”.

Ya que, solo Dios, solo Jesús salvará a Su Iglesia

con el Triunfo de Su Madre. De eso estoy seguro,

aunque ignoro el “cómo”.

En cambio, estimo un deber todo sacrificio, hacer

todo lo que esté en mi poder para que perdure sobre

la tierra la Oblatio munda».

Mons. Guérard des Lauriers

(Sodalitium n° 13, marzo 1988)

  Spiritual Father of Sedevacantsm

«Yo no me ordené para cometer sacrilegios».

Padre Joaquín Sáenz y Arriaga, S.J.

 

p.barbara

«El deber de defender la Misa es

un honor y una gracia».

Padre Noël Barbara 

 

vinson«¡Tenemos un faro de verdad, y es Roma!

Seamos apasionados de Roma.

Tengamos por cierto que aquel que no

tiene afección por Roma ya cayó en el error;
y que no se puede caer en un error
(fundamental, grave) sin que falte
afección por Roma. Pidamos este amor
por la Verdad y por la Iglesia».
Padre Georges Vinson

  

null  El blog en francés

 

Buscar

Categorías